Friday, 11 December 2015

Plata o plomo

“Ustedes puedes aceptar mi negocio o aceptar las consecuencias. Plata o plomo”

Aprovechando la acertada nominación a los globos de oro como mejor serie de "Narcos"  y la no tan justa ni comprensible de Wagner Moura a mejor actor (luego explicaré mis razones), me he decidido a hacer un pequeño post sobre la misma, aunque hace ya varios meses que la vi y ya se han escritos largos artículos sobre ella.

Cuando leí que se preparaba el enésimo intento de retratar la vida de Pablo Escobar, me vino a la mente la serie “Entourage” y el fallido intento de Vince Chase de hacer “Medellin” y que le dejó en la ruina. Como aquella, la mayoría de los intentos de reproducir la historia del más poderoso y sanguinario narcotraficante han sido un tremendo desastre, tanto por las interpretaciones como por los actores (incluido Cliff Curtis -que ahora deambula por “fear the walking dead”- que en la peli “blow” era bastante lastimoso)

Sin embargo este nuevo intento da de lleno en el clavo. "Narcos" es una serie tremenda que penetra y profundiza con maestría en la biografía de Pablo Escobar, treinta años después de su muerte, y del truculento cartel de Medellín, una organización de dividió en dos Colombia, entre los que pensaban que Escobar era un hombre del pueblo y los que le veían únicamente como un capo brutal. Ellos situaron Colombia como el epicentro de la violencia y la desolación, imprimiendo un sentimiento de ausencia de futuro que subyace en cada minuto de la serie y de la que probablemente, aun hoy, se sigue resintiendo el país. Seguramente, esa vuelta al pasado, levantará más ampollas en los colombianos que el acento imperfecto de los protagonistas.



Sobre la calidad de la serie mucho tiene que ver Wagner Moura, un talento interpretativo que se atreve con el español a pesar de ser brasileño. Él es el alma, el motor y la cabeza de reparto. Contenido pero a la vez intenso, transmite magistralmente el encumbramiento y la personalidad de Pablo Escobar. Sin embargo y a pesar de la valentía de Moura, se nota demasiado su acento brasileño, o mejor dicho su no acento Colombiano. Tal vez a los americanos que verán subtitulada la serie, se les pase por alto, pero para un hispanohablante es tan evidente, tan chocante y tan artificial que le hace perder muchos puntos. Esa razón debería ser suficiente para no haberle nominado a los Globos de oro.

Podemos ver tambien a Pedro Pascal (Oberyn Martell en GOT y habitual de “the good wife”) encarnando a Javier Peña, en un papel muy superior al de su compañero Boyd Holbrook como Steve Murphy (y que ya vimos, más acertadamente en Hatfields & McCoys)


La serie viene de la mano de José Padilha, productor y creador de "Tropa de élite", esa película bestial que tenía a Moura como protagonista en el papel del explosivo y salvaje Capitán Nascimento del BOPE (la escena de la cura de sueño con la definición de estrategia, es celebre). Padilha sabe representar la globalización que supuso la expansión de la coca con un elenco de actores de diferentes nacionalidades: americanos, brasileños, colombianos o mejicanos. El resultado es realmente único.

¿Pero que tiene el personaje de Pablo Escobar que levanta tantas expectación? No se puede decir que sea admiración ni desprecio, sino una necesidad de indagar en este antihéroe que sembró de muerte y miedo Colombia y de coca Estados Unidos. Creo que lo que llama la atención es el ascenso de un hombre que quería ser el mas importante de su país pero que eligió el camino mas sucio y despreciable. Y lamentablemente en esta sociedad, nos preocupa bien poco el medio y sí el fin logrado. Escobar, amante de su gente y de su tierra, pensó que construyendo viviendas sociales y repartiendo pesos conseguiría tapar sus asesinatos, su dictadura sanguinaria.

Desde el primer capítulo cuando les dice a los militares en el puente aquello de "plata o plomo", hasta las últimas escenas en “la catedral”, la mirada de Moura encarnado en el mas salvaje de los hombres sobre la tierra trasmite una potencia abrumadora. Casi tanto como sus sonrisas ladinas y sus silencios atronadores.

En mi opinión la gran baza de Narcos es estar apoyado en un excelente guion, en la mezcla de imagines reales que imprimen peso y consistencia a la historia y un montaje más que acertado. La forma de narrarlo desde el punto de vista americano, con la voz en Off de un agente de la DEA en Colombia imprime el carácter de un relato descarnado, mas brutal en tanto que no viene de la mano de un Colombiano. Me recuerda mucho, nuevamente, a la voz en Off de "blow" y que sin duda ayudaba a seguir la historia más apasionadamente.


Al parecer "Narcos” quiere hacer un recorrido por diferentes organizaciones hasta acabar en la actualidad en Mexico. De momento ha sido renovada para una segunda temporada, en la que se hace cargo el showrunner Adam Fierro, responsable de las últimas 4 o 5 temporadas de “the shield”. Desde luego nos garantiza un buen puñado de violencia para la próxima entrega.

De momento hay que dejarse recrear por una parte de la historia del final de siglo, narrada con detalle y precisión y que no dejará indiferente a nadie que la vea.



No comments:

Post a comment